En 1974 el señor Rosario Giuffrè, junto con su hijo Carmelo y su hermano Cono, constituyeron Irritec®, en Capo d’Orlando, alegre ciudadela entre mares y montes en la provincia de Messina. La empresa inicia con dieciocho dependientes y la principal actividad consistía en la producción de arrollables de PVC.

Más adelante, Carmelo Giuffrè, con veinticinco años, comienza a madurar la idea de que el futuro está en el riego y en el ahorro hídrico. Se trataba siempre de elaboración de materias plásticas, principal vocación hasta hoy de la empresa, pero en poco tiempo el interés se desplazaría hacia el sector de la microirrigación, facilitado por la atención prestada hasta entonces al curso del mercado en campo internacional.