Las innovaciones y la práctica cada vez más difundidas de la microirrigación en Estados Unidos, los países del Cercano Oriente y árabes, llegaron también a Italia donde se comenzó a percibir la exigencia de adoptar nuevos sistemas para el riego agrícola y residencial.

La producción de tubos para la agricultura y para las construcciones se hizo cada vez más interesante, ampliando la oferta con muchas líneas, cada una estudiada para una exigencia particular. En 1998 se constituyó Irritec que entró directamente en el mercado del riego con piezas de conexión roscadas porta-goma.

Los primeros años 90 marcaron el inicio de la gran subida de Irritec: la producción de tubería con gotero integrado de Siplast (hoy Irritec) hizo que se completara la oferta del paquete de productos necesario para el inicio de una instalación de riego. Carmelo Giuffrè, actual gerente, adquiere en 1990 la concesión de una patente que le permitiría producir y vender la primera línea de gotero integrado, seguida en 1991 por la segunda y en 1992 la tercera, dirigidas al mercado del riego por goteo.

En 1995 se dan los primeros grandes éxitos en el campo de la microirrigación, Siplast se constituye en S.p.A. y en pocos años, gracias a la organización de una adecuada red comercial, se lleva a cabo un proyecto de expansión que lleva a la empresa orlandina a la conquista y expansión en el mercado del Viejo Continente. Mientras tanto Irritec hacía importantes inversiones sobre todo en el área de la investigación y el desarrollo. En 1997 nace Siberline, hoy Irritec Iberia, en Sevilla, España.