El riego de la alcachofa es una técnica importante para aumentar la producción y para regular el adelanto de la producción misma. Sin embargo, si por una parte una mayor anticipación en la producción es una ventaja para las mejores cotizaciones de mercado, por la otra puede ser una desventaja por la atrofia de las inflorescencias que la alta temperatura veraniega podría causar. Por lo tanto, la estación de riego no debe iniciar antes de fines de JULIO y proseguir hasta el otoño.

Con el riego por aspersión, para una producción optimal se sugiere:

Con el riego por goteo: