OLIVO

El olivo, Olea europea, ha sido considerado siempre injustamente un cultivo con escasas exigencias hídricas y el riego era reservado solo a la olivicultura de mesa. Hoy casi toda la olivicultura intensiva y tradicional es regada para conseguir los siguientes resultados:

La especie necesita elevada radiación lumínica, baja humedad atmosférica, temperaturas no rígidas y tierras semipesadas, bien drenadas para no producir asfixia radical. Su sistema radicular es superficial pero puede desarrollar raíces suprimir esto a notable distancia del tronco. Esta especie presenta características morfológicas, anatómicas y fisiológicas que la hacen resistir en condiciones de carencia hídrica. Aproximadamente se puede considerar que el consumo diario de un árbol adulto de olivo en buenas condiciones es de 1.0-1.2 litros de agua por metro cuadrado de superficie foliar.

Para el cálculo de los volúmenes de riego a aportar al cultivo se debe tener en cuenta un Kc (coeficiente de cultivo) equivalente al 0.5- 0.7 que incluso podría asumir el valor 1.0 en las instalaciones plantadas y situadas en zonas de calor árido. En promedio el consumo hídrico estacional de aproximadamente 2000-2500 m³/ha/año.

El riego reviste un papel aún más importante en la olivicultura moderna superintensiva que prevé plantaciones de 1600-1900 plantas por hectárea con consiguiente aumento de la exigencia hídrica.

También para el olivo la microirrigación es económicamente la técnica más eficiente y conveniente desde el punto de vista agronómico suprimir esto. El uso de goteo integrado como Mono®, Tandem®, Junior® e Multibar® permiten distribuir el agua y la solución nutritivade manera óptima con respecto sistema radicular. El caudal de goteo varía de 1,6 a 3.8 l/h y se escoge en función del marco de plantación, el tipo de terreno, la calidad del agua, y el tipo de olivar. En las instalaciones intensivas con marco de plantación 5×5 o 6×6 se prefiere usar una o dos líneas de gotero integrado para poner en fila goteros distanciados entre 60 y 125 cm mientras que para los olivares superintensivos con marco de plantación de 3.5×1.5 m se aconseja la distancia de 50 cm para crear una tira húmeda continua y favorecer el desarrollo de las plantas con aparato radical muy reducido. En las instalaciones tradicionales con marcos elevados, para evitar desperdiciar el agua entre las dos plantas, incluso se pueden utilizar los gotero pinchados como los iDrop® con caudal suprimir palabra de 8 l/h en un número suficiente para cada árbol.

Los goteros integrados pueden ser instalados sobre las filas de sostén o bien apoyadas en tierra. La práctica de riego que se está difundiendo cada vez más en el riego del olivo es la subirrigación que prevé el soterramiento de una o dos tuberías de gotero integrado. Las ventajas del soterramiento son evidentes:

Las tuberías con goteros integrados Irritec para enterrado disponen de protección ROOTGUARD® que asegura los goteros de la intrusión radical. La instalación del sistema se hace mecánicamente con el uso de maquinaria apropiada que hace el trabajo más rápido y menos costoso. En caso de olivares tradicionales la subirrigación elimina el gasto de hilos de sostén y palos de anclaje.