Las diversas prácticas de riego en invernadero han sido estudiadas a fondo en sus problemáticas para ofrecer una gama completa de productos concebida para la aplicación en cultivos protegidos.

Con el término “sin suelo” se describen todos los sistemas de cultivo conducidos fuera del terreno que utilizan el agua como vehículo de sustancias nutritivas para las plantas.

El interés que están cobrando estas técnicas de cultivo, está relacionado con la posibilidad de conseguir buenas producciones desde el punto de vista cuantitativo y cualitativo y de contener en modo significativo el impacto ambiental.

La actividad de búsqueda en el ámbito de los cultivos sin suelo ha llevado a la realización de muchos sistemas de cultivos que se distinguen por los volúmenes y las modalidades de las aportaciones hídricas, la gestión de la nutrición, la forma y la dimensión de los módulos de cultivo y la presencia o menos de un sustrato de diferente naturaleza.

Los cultivos en substrato representan las técnicas de cultivo fuera de suelo que han encontrado mayor aplicación ya que solicitan una gestión más simple con respecto a los sistemas sin sustrato. En efecto, la posibilidad de garantizar un anclaje sólido a las raíces reduce sensiblemente las varias causas de problemas en fase de producción.