Hoy en día por una parte estamos frente a un constante aumento de la demanda alimenticia por el incremento demográfico a nivel global y por la otra, los recursos como terrenos arables, el agua dulce, los fertilizantes y la energía escasean cada vez más y son menos renovables. La técnica del cultivo protegido representa la solución ideal para combinar el incremento de los rendimientos productivos con la calidad y sostenibilidad ambiental.

Con esta técnica el agricultor puede modificar los factores de la producción para crear un ambiente y un microclima ideal para el desarrollo de los cultivos agrarios superando la periodicidad de las producciones o bien cultivando en áreas a veces restringidas.

En el interior de los invernaderos es posible modificar la temperatura, la duración y la intensidad de la radiación solar, la humedad del aire y el terreno que es reemplazado cada vez más a menudo por sustratos de varios orígenes.

En este contexto la instalación de riego asume un papel fundamental ya que debe permitir el abastecimiento hídrico y nutricional a los cultivos que viven en un ambiente artificial y que no disponen de fuentes naturales.

La instalación de riego o mejor, del fertirriego, debe estar en condiciones de distribuir el agua y los nutrientes disueltos en ésta en modo preciso y uniforme para favorecer el crecimiento de las plantas y obtener el máximo rendimiento productivo. Las instalaciones de riego para cultivos protegidos pueden tener la función tanto de distribuir la solución nutritiva como de realizar el microclima más favorable para los cultivos específicos. En el primer caso se usan sistemas por goteo mientras que en el segundo hablamos de microaspersión o de pulverización.

El sistema debe disponer de aparatos que permitan realizar, controlar y modificar en tiempo real los valores de la solución nutritiva en términos de pH y conductibilidad eléctrica (EC). Además debe estar bien diseñado y dimensionado a fin de conseguir la máxima uniformidad de las producciones y en muchos casos es utilizado para la distribución de productos fitosanitarios por lo que se requiere la máxima precisión en la distribución.

El agua y la solución nutritiva pueden ser distribuidas tanto por medio de gotero integrado como por medio de goteados de tipo en línea como el iDrop. Este último junto con el Capillar System se usa en caso de cultivos fuera de suelo que representan lo máximo de la tecnología sobrepuesta en el cultivo.